No dejes de creer que las palabras, la risa y la poesía sí pueden cambiar el mundo.

Fe

Confío confío confío

No te detengas en la duda ni el temor, tampoco en la culpa ni en la autorrecriminación, reside en el esplendor permanente con la seguridad de que eres muy amado.

Siempre eres Uno con Dios, Siempre eres bienvenido a casa. Porque tu hogar es Mi corazón y Mío es el tuyo.

Esperanza


La esperanza le pertenece a la vida, es la misma vida defendiéndose.
(Julio Cortazar)

Amor


La esperanza es esa cosa alada que se posa en el alma y canta la melodía sin palabras que nunca cesa.
(Emily Dickinson
)

Nada nos detiene

Nada nos detiene
Nunca encontraras un arco iris si estas mirando hacia abajo" Charles Chaplin

El amor no es un camino. Te trae de regreso a tu hogar. El amor es tu hogar.
(Sri Sri Shankar)

continúa en

Frases

domingo, 25 de abril de 2010

Juan Béjar

Su pintura es la antítesis de la arbitrariedad y la sinrazón, un ejercicio de originalidad y energía creadora. Los personajes que la habitan evocan, con expresión poética y doliente, una realidad a la que niegan pleitesía. Es como si el artista intentase, a la manera de Proust, reencontrar algo perdido, una nueva mirada del mundo, una imagen metafórica de los sueños, el valor de lo instintivo e inaprensible, la comunicación de los sentidos. En la pintura de Juan Béjar, como en las viejas estaciones de De Chirico, conviven el deseo de huir y la angustia de la partida, el sosiego y la perturbación, el desgarro y la ironía, envueltos de una indefinible atmósfera, un universo de connotaciones, voces y registros.
No hay risa…… no hay amor…… no hay sabiduría…….. bienvenidos al mundo de la decadencia Austria que efectivamente refleja Bejar.

En ninguna parte he visto ni poco ni mucho sobre la más que evidente relación de su obra con la de José Hernández, pero este pinta monstruos y Bejar resulta más ambiguo. Puestos frente a cualquiera de los engolados niños-ancianos (¿o ancianos-niños?) ¿Estamos ante un monstruo, o ante una víctima de la monstruosidad? ¿Nos miran desde nuestro mundo o desde un mundo que ya fue y que hoy, periclitado, se ha convertido en nuestro pasado? ¿Estamos con ellos, o frente a ellos? ¿Y si no les gusta el mundo en el que están, porque no se han rebelado contra el mismo?

El hombre es o no conservador, en la medida en que quiere o no conservar lo que le fue transmitido por su entorno, puede incluso convertirse en reaccionario, quien no es un conservador, ya que no pretende conservar el presente sino retrotraerlo al pasado.

Y este conservadurismo es lo que Bejar critica en su obra, ese no rebelarse contra lo ya dado por nuestra rígida sociedad ese aceptar con una mezcla de resignación y tristeza el imperativo que nos viene impuesto, ese rendirse, pese a la profundidad de mirada que atribuye a sus personajes, ante el Dios Status, ante el Dios Rol.

Transcribo un comentario a su obra hecho por Miguel Ramos Morente:

"…. Cuerpos hinchados de plusvalías, pajaritas de asfixiado material, narcisos, desvarío de tules y satenes, señoras acribilladas de bisutería y lazos impecables……

Rostros detenidos. Solitarios rostros que no quisiéramos nuestros, miradas que no sentimos como propias, poses, atuendos y gestos sobre los que jamás ejerceríamos derecho de pertenencia alguno. Nadie quiere ser como las criaturas de Bejar, y sin embargo nos atrapan en la noria ausente de su risa……. ".

Copio también un cometario hecho por Benito Acosta (y como el anterior tomado del libro "Juan Bejar" editado por la Diputación de Málaga.

http://tiogilito.es/JUAN%20BEJAR.htm
web http://www.juanbejar.com/


2 comentarios:

Joy dijo...

Todos tenemos un poco de sus pinturas, cuando nos quedamos en la zona de confort de lo establecido!

Buen artista denunciante...

Biquiños Victoria!

Victoria dijo...

Es una maravilla como artista y como persona, pero ya se sabe "Detrás del pintor está la persona"...
Un grande!
Biquiños Joy