No dejes de creer que las palabras, la risa y la poesía sí pueden cambiar el mundo.

Fe

Confío confío confío

No te detengas en la duda ni el temor, tampoco en la culpa ni en la autorrecriminación, reside en el esplendor permanente con la seguridad de que eres muy amado.

Siempre eres Uno con Dios, Siempre eres bienvenido a casa. Porque tu hogar es Mi corazón y Mío es el tuyo.

Esperanza


La esperanza le pertenece a la vida, es la misma vida defendiéndose.
(Julio Cortazar)

Amor


La esperanza es esa cosa alada que se posa en el alma y canta la melodía sin palabras que nunca cesa.
(Emily Dickinson
)

Nada nos detiene

Nada nos detiene
Nunca encontraras un arco iris si estas mirando hacia abajo" Charles Chaplin

El amor no es un camino. Te trae de regreso a tu hogar. El amor es tu hogar.
(Sri Sri Shankar)

continúa en

Frases

domingo, 19 de diciembre de 2010

Reflexiones navideñas

Ahora que se acercan estas fechas:

Aquí, en el mundo opulento del Norte, de ese Norte que se queja de la esclavitud de los regalos navideños, somos extremadamente pobres: ricos en objetos, pero casi muertos por dentro. Si cierro los párpados y pienso en el hombre moderno, se me ocurre pensar en un pobre arbolito que hace años crecía, o, mejor dicho, intentaba crecer; en la acera delante de mi casa, en Roma. Recuerdo que era una adelfa porque, cierto día, en primavera, probablemente reuniendo todas sus fuerzas, ofreció a las miradas de los transeúntes dos florecillas rosadas. Su tronco era endeble y estaba negro por el hollín, en la base no le habían dejado espacio suficiente para respirar.
*********

En otras palabras, aquel árbol no vivía, se esforzaba por sobrevivir. A su alrededor pasaban a toda velocidad autos y ciclomotores con el escape abierto; por la noche, las tiendas y restaurantes de los alrededores descargaban la basura a sus pies. De vez en cuando el viento depositaba alguna bolsita de plástico para adorno de sus ramas. En aquella limitada y humillante condición ambiental el proyecto del árbol no podía desarrollarse;nada de raices, nada de respiración, nada de copa. Yo sentía compansión por aquel árbol, por aquella forma potencialmente noble que estba reducida al espectro de sí misma. Compasión porque el destino que se veía forzado a vivir no era su destino, no era el destino para el que había sido creado.

¿Es realmente muy distinta la condición del hombre? No lo creo: cuando más miro a mi alrededor, más veo a seres humanos que se han desviado de su destino; seres humanos sin raices y sin copa; seres humanos que narcisistamente creen amarse y, en realidad, se desprecian; seres humanos descontentos de todo pero incapaces de admitir que el primer y mayor descontento proviene justamente de su propia pasividad.

Susanna Tamaro, Querida Mathilda (no veo el momento en que el hombre eche a andar)

2 comentarios:

Alessandra dijo...

Sono tristi queste parole, ma vere.....purtroppo!C'è sempre la speranza, che non muore mai! E allora speriamo tutti in un futuro migliore...è l'unica cosa che possiamo fare! Un abbraccio!

Victoria dijo...

Que no falte la esperanza!!
Un abrazo!