No dejes de creer que las palabras, la risa y la poesía sí pueden cambiar el mundo.

Fe

Confío confío confío

No te detengas en la duda ni el temor, tampoco en la culpa ni en la autorrecriminación, reside en el esplendor permanente con la seguridad de que eres muy amado.

Siempre eres Uno con Dios, Siempre eres bienvenido a casa. Porque tu hogar es Mi corazón y Mío es el tuyo.

Esperanza


La esperanza le pertenece a la vida, es la misma vida defendiéndose.
(Julio Cortazar)

Amor


La esperanza es esa cosa alada que se posa en el alma y canta la melodía sin palabras que nunca cesa.
(Emily Dickinson
)

Nada nos detiene

Nada nos detiene
Nunca encontraras un arco iris si estas mirando hacia abajo" Charles Chaplin

El amor no es un camino. Te trae de regreso a tu hogar. El amor es tu hogar.
(Sri Sri Shankar)

continúa en

Frases

jueves, 15 de julio de 2010

Eu velida non durmia

Hoy me ha apetecido una canción, vaya usted a saber por qué.
O cantor e músico berciano Amancio Prada interpreta umha cantiga d'Amigo de Pedro Eanes Solaz (Século XIII).

Cuando vivía en Segovia (1975-1980), en aquella soledad sonora de la calle Refitolería, descubrí estas Cantigas de Amor y de Amig o en un libro titulado Ocho siglos de poesía gallega. Allí, mirando por la ventana hacia el campo o en largos paseos rondando la muralla de la ciudad y de su Alcázar, aprendí de memoria aquellos versos, que iban tomando así su entonación y cadencia... Al mirar el Alcázar pensaba: aquí tuvo también su corte, itinerante, Alfonso X, El Sabio, trovador él mismo y mecenas protector de muchos otros... El cielo que él contemplara desde la torre más alta y el campo apenas han cambiado. Puede que el paisaje del alma tampoco: sembramos el mismo trigo con la misma ilusión y zozobra. También me preguntaba si sería aún posible cantar con la emoción debida versos escritos hace siete u ocho siglos; si no habrían perdido razón, sentido y frescura después de tanto tiempo. Y sentía que no, que el corazón de los hombres alberga las pasiones de siempre y continúa anhelante de aquello cuyo nombre no sabe.



Mi actitud a la hora de abordar musicalmente esta poesía trovadoresca, como cualquier otra, ha sido la de pasar por alto su contexto histórico y literario, pues lo que de verdad (me) importa es la emoción y la simpatía que su "inocente" lectura provoque. Su resonancia. A la música y al canto corresponde exaltar y comunicar la emoción y el pensamiento de la poesía, que está en el aire y que es de todos.

Cantar es una forma de ofrecer el alma.
(Amancio Prada)

Imagen Juan Guerra

4 comentarios:

mária dijo...

La belleza, en la que está incluida la poesía siempre duran, perduran.
Me has traido a mi recuerdo a una amiga que vivió durante algunos años en Segovia y que ya no está conmigo.

La vida es bella...siempre. Nosotros...sólo a veces.

He venido para decirte que pases por mi casita, que tengo un regalito para tí.
Besos.

Cronopias dijo...

¿sabes que el insti donde yo trabajo se llama así, LELIADOURA? Desde que se fundó y lo bautizamos así, intentamos que ese nombre nos represente y nos haga diferentes, más líricos, más amorosos, más comprometidos...
Lo intentamos.

Victoria dijo...

Verdad, la belleza es eterna.
Noto que estás de bajón. ¡Arriba esos ánimos!...La vida es bella!
Muchisimas gracias por tu regalo, me ha hecho mucha ilusión. Aún no he tenido tiempo de trermelo para aquí. En cuanto pueda lo hago y se lo pasaré a otros blogs amigos.
Un besote Maria!

Victoria dijo...

¡Que lindo nombre y que lindas intenciones!...Seguro que ya lo estais consiguiendo.
Fijate, no sabia yo lo que significaba eso de edoi lelia doura y he encontrado este texto aclaratorio:

"Durante muito tempo esta notável cantiga de amigo de Pedro Eanes Solaz não encontrou uma explicação cabal, dada a estranheza do seu duplo refrão. Mas desde o momento em que esse refrão foi identificado como uma frase árabe significando «e a noite roda», o seu sentido clarificou-se. Mantendo o perfeito e extraordinário lirismo das cantigas de amigo, Pedro Eanes Solaz aludiria aqui, ao mesmo tempo, aos amores proibidos entre uma donzela e um muçulmano (uma soldadeira bailarina com um músico árabe, dos que frequentavam as cortes peninsulares, seria imaginável). Esta hipótese, que actualmente prevalece, parece-me, aliás, confirmada por aquele demo que surge na última estrofe, parecendo baralhar todo o universo lírico anterior."
Graça Videira Lopes

Biquiños Monica