No dejes de creer que las palabras, la risa y la poesía sí pueden cambiar el mundo.

Fe

Confío confío confío

No te detengas en la duda ni el temor, tampoco en la culpa ni en la autorrecriminación, reside en el esplendor permanente con la seguridad de que eres muy amado.

Siempre eres Uno con Dios, Siempre eres bienvenido a casa. Porque tu hogar es Mi corazón y Mío es el tuyo.

Esperanza


La esperanza le pertenece a la vida, es la misma vida defendiéndose.
(Julio Cortazar)

Amor


La esperanza es esa cosa alada que se posa en el alma y canta la melodía sin palabras que nunca cesa.
(Emily Dickinson
)

Nada nos detiene

Nada nos detiene
Nunca encontraras un arco iris si estas mirando hacia abajo" Charles Chaplin

El amor no es un camino. Te trae de regreso a tu hogar. El amor es tu hogar.
(Sri Sri Shankar)

continúa en

Frases

miércoles, 19 de febrero de 2014

Atravesando el espejo


¿Por qué ciertas personas intentan ir en contra del orden natural de la vida, que es el luchar por sobrevivir de cualquier manera?

-Por eso estaba llorando- dijo Veronika-. Cuando tomé las pastillas yo quería matar a alguien que detestaba. No sabía que existían, dentro de mí, otras Veronikas a las que yo podría amar.

Era verdad que había llevado hasta la últimas consecuencias muchas acciones en su vida, pero sólo lo que no era importante (como prolongar enfados que un pedido de disculpa resolvería, o dejar de telefonear a un hombre del que estaba enamorada por considerar que aquella relación no la llevaría a ninguna parte). Había sido intransigente justamente en aquello que era más fácil: mostrarse a sí misma su fuerza e indiferencia, cuando en verdad era una mujer frágil, que jamás había conseguido destacar en los estudios, ni en las competiciones deportivas de su escuela, ni en su tentativa por mantener la armonía en su hogar.

Había superado sus defectos más leves para ser derrotada en lo que era más importante y fundamental.

Había dado a todos sus amigos la impresión de ser un modelo que ellos debían envidiar, y había gastado lo mejor de sus energías en comportarse a la altura de la imagen que se había creado.

Por causa de eso nunca le habían sobrado fuerzas para ser ella misma: una persona que, como todas las demás de este mundo, necesitaba de los otros para se feliz.

Detestó todo lo que pudo en aquel momento. A sí misma, al mundo,a la silla que tenía enfrente, a la calefacción rota en uno de los corredores, a las personas perfectas, a los criminales. Estaba internada en un psiquiatrico y podía sentir cosas que los seres humanos esconden de sí mismos, porque todos somos educados para amar, aceptar, intentar descubrir una salida, evitar un conflicto. Veronika odiaba todo, pero odiaba principalmente la manera en que había conducida su vida,, sin jamás descubrir los centenares de otras Veronikas que habitaban dentro de ella y que eran interesantes, locas, curiosas, valientes, arriesgadas.
.....

Veronika empujó la puerta de la sala de estar, se acercó al piano, levantó su tapa y, con toda su fuerza, golpeó con las manos el teclado, un acorde loco, disonante, desquiciado, que resonaba en el ambiente vacío, chocando con las paredes y regresando a sus oídos bajo la forma de un ruido agudo que parecía arañar su alma. No obstante, ése era el mejor retrato de su alma en aquel momento.

Golpeó el piano una, dos, diez, veinte veces, y cada vez que lo hacía su odio parecía disminuir, hasta que se disipó por completo.

Entonces, nuevamente, la embargó una profunda paz y Veronika volvió a contemplar el cielo estrellado, con la luna en cuarto creciente. su favorita- llenando con suave luz el lugar donde se encontraba. Retornó la sensación de que el Infinito y la Eternidad eran inseparables, y bastaba contemplar a uno de ellos- como el Universo sin límites- para notar la presencia del otro, el Tiempo que no termina nunca, que no pasa, que permanece en el Presente, donde están todos los secretos de la vida.

En el breve lapso transcurrido entre la enfermería y la sala, ella había sido capaz de odiar tan fuerte y tan intensamente que no le había quedado rastros de rencor en su corazón. Había dejado que sus sentimientos negativos, reprimidos durante años en su alma, salieran finalmente a la superficie. Ella los había sentido, y ahora ya no los necesitaba más: podían partir.

Se quedó en silencio, viviendo su intenso presente, dejando que el amor ocupase el espacio vacío que había ocupado el odio. Cuando sintió llegado el momento miró a la luna y tocó una sonata en su homenaje, sabiendo que ella la escuchaba, se sentía orgullosa y esto provocaba el celo de las estrellas. Tocó entonces una música dedicada a las estrellas, otra al jardín y una tercera a las montañas que no podía ver de noche pero que sabía que estaban allí.

En medio de la música para el jardín, otro loco apareció: Eduard, un esquizofrénico sin ninguna posibilidad de  curación. Ella no se amedrentó con su presencia, por el contrario, sonrió y, para su sorpresa, él le devolvió la sonrisa.

También en su mundo distante, más distante que la propia luna, la música era capaz de penetrar y hacer milagros.
(Veronika decide morir, Paulo Coelho)

martes, 18 de febrero de 2014

simplesmente tira tudo que não é a figura dele

ARTE EM MÁRMORE

 Dificilmente pode haver algo mais bonito! Essa escultura, “A virgem velada” é uma das mais impressionantes que eu já vi na vida, é do artista italiano do século XIX Giovanni Strazza.


Pense no grau épico de dificuldade de modelar um véu sobre um rosto num material que está entre os mais duros do planeta, o mármore ( mineral de dureza 3 – escala de Friedrich Mohs). Outro problema é que o mármore não tem adição. É uma escultura 100% feita por subtração. Por isso que dizem que para esculpir uma figura, você pega o bloco e “simplesmente tira tudo que não é a figura dele”.


sábado, 15 de febrero de 2014

Donde se vuela sin alas


 “ Lo que buscamos, lo buscamos en el exterior. Y tantos que han hablado de ello, ¿dónde dijeron que estaba? En nuestro interior.

No es poca cosa, que lo que estamos buscando se encuentre en nuestro interior.

Podemos llamarlo Dios, podemos llamarlo felicidad, podemos llamarlo paz, o podemos llamarlo auténtico amor. Todos estos son distintos nombres de una sola cosa. De algo que podemos encontrar dentro de nosotros. ”
Prem Rawat

"Sin amor nuestra Tierra es una tumba" 
(Robert Browning)

sábado, 8 de febrero de 2014

Solve et coagula

"El guerrero de la luz tiene sueños. Sus sueños lo llevan hacia adelante. Pero él jamás comete el error de pensar que el camino es fácil y la puerta ancha.
Sabe que el universo funciona como funciona la alquimia.
 Solve et coagula, decían los maestros.
Concentra y dispersa tus energías de acuerdo con la situación. Existen momentos para actuar y momentos para aceptar. El guerrero sabe hacer la distinción"
(Paulo Coelho)



Los jugadores hicieron su aparición en el terreno y desde ese momento ya empecé a sentir una suerte de fascinación. Al principio no lo entendía del todo, eran las mismas imágenes que de costumbre pero producían en mí un efecto nuevo, como un cosquilleo, una tensión, un "estoy conteniendo el aliento".
......
Se me hizo la luz cuando los del equipo neozelandés empezaron su haka. Entre ellos había un jugador maorí muy alto y muy joven. Era éste el que había atraído mi atención desde el principio, sin duda por su estatura primero, y luego también por su manera de moverse. Un tipo de movimiento muy curioso, muy fluido pero sobre todo muy concentrado, quiero decir, muy concentrado en sí mismo. La mayoría de la gente cuando se mueve lo hace en función de lo que tiene alrededor.
........
No sé muy bien como explicarlo, pero cuando te desplazas, de alguna manera ese movimiento hacia algo te desestructura: estás ahí y a la vez ya no estás porque estás yendo a otra parte. Para dejar de desestructurarse habría  que dejar de moverse por completo. O te mueves y ya no estás entero, o estás entero y no te puedes mover. Pero ese jugador en cambio, en cuanto salió al terreno de juego sentí respecto a él una cosa distinta. La impresión de verlo moverse, sí, pero a la vez seguía ahí. Absurdo ¿verdad?

Tenía hipnotizado a todo el mundo, pero nadie sabía exactamente por qué. Sin embargo, el motivo se hizo patente durante el haka: se movía, hacía los mismos gestos que los demás (darse palmadas en los muslos, aporrear el suelo rítmicamente, tocarse los codos, todo ello clavando los ojos en los del adversario con aire de guerrero nervioso) pero, mientras que los gestos de los demás se dirigían hacia sus adversarios y hacia todo el estadio que los estaba mirando, los gestos de este jugador permanecían en él, estaban concentrados en él mismo, y ello le confería una presencia y una intensidad increíbles. Y como consecuencia de ello, el haka, que es un canto guerrero, adquiría toda su fuerza.

Lo que hace la fuerza del soldado no es la energía que emplea en intimidar a su adversario enviándole un montón  de señales, sino la fuerza que es capaz de concentrar en sí mismo, centrándose en sí, sin salir de sí mismo. El jugador maorí se convertía en un árbol, un gran roble indestructible con raíces profundas, que irradiaba una fuerza poderosa, de la que todo el mundo era consciente. Y sin embargo, uno tenía la certeza de que ese gran roble también podía echar a volar, que iba a ser tan rápido como el viento, a pesar de o gracias a sus grandes raíces.

Entonces, a partir de ese momento me puse a seguir el partido con atención buscando siempre lo mismo: esos momentos compactos en que un jugador se convertía en su propio movimiento sin la necesidad de fragmentarse dirigiéndose hacia algo. ¡Y vi montones de ellos! En todas las fases del juego: en las melés, con un punto de equilibrio evidente, un jugador que encontraba sus raíces, convirtiéndose así en una pequeña ancla bien sólida que le daba su fuerza al grupo; en las fases de despliegue, con un jugador que encontraba la velocidad precisa al dejar de pensar en anotar, al concentrarse en su propio movimiento, y que corría como si estuviera en estado de gracia, con el balón pegado al cuerpo; en la exaltación de los pateadores, que se aislaban del resto del mundo para encontrar el movimiento perfecto del pie. Pero ninguno llegaba a la perfección del jugador maorí.

Los comentaristas eran un poco reacios a prodigarse en alabanzas, pero con todo tampoco lograban ocultar que acabábamos de presenciar algo verdaderamente bello: un jugador que corría sin moverse dejando a todo el mundo atrás. Eran los otros los que parecía hacer movimientos frenéticos y torpes, incapaces de alcanzarlo.
(La elegancia del erizo; Muriel Barbery)


...

miércoles, 5 de febrero de 2014

Una mañana más

 No puedes percibir la belleza sino con una mente serena (Henry David Thoreau)



Sin etiqueta de precio

Aquella podría ser una mañana más,como cualquier otra.

Una persona baja en el metro de Nueva York, vistiendo jeans y camiseta. Se para cerca de la entrada. Saca el violín de la caja y comienza a tocar con entusiasmo para la multitud que pasa por ahí en la hora punta del día. Tocó durante 45 minutos, y fue prácticamente ignorado por todas las personas que pasaron.

Nadie sabía que el músico era JOSHUA BELL, Uno de los mejores violinistas del mundo ejecutando piezas musicales consagradas, en un instrumento rarísimo, un Stradivarius de 1713, estimado en más de 3 millones de dólares. Algunos días antes, Bell había tocado en el Symphony Hall de Boston, donde los lugares costaban mas de mil dólares.

La iniciativa, realizada por The Washington Post, era la de lanzar un debate sobre valor, contexto y arte.

La conclusión es que estamos acostumbrados a dar valor a las cosas, cuando están en un contexto. Bell, en el metro, era una obra de arte sin moldura. Un artefacto de lujo sin etiqueta del diseñador.

 Este es un ejemplo de tantas cosas que pasan en nuestras vidas, que son únicas, singulares y que no les damos importancia, porque no vienen con la etiqueta de precio.

Al final, lo que tiene valor real para nosotros, independientemente de marcas, precios y etiquetas, es lo que el mercado dice que podemos tener, sentir, vestir o ser? Será que nuestros sentimientos y nuestra apreciación de belleza son manipulados por el mercado, por los medios de comunicación y por las instituciones que tienen poder financiero? Será que estamos valorizando solamente aquello que está con etiqueta de precio?

Una empresa de tarjetas de crédito está invirtiendo, hace algún tiempo, en propaganda donde, después de mostrar varios items, con sus respectivos precios, presenta una cena de afecto, de alegría e informa: NO TIENE PRECIO.

Y es eso lo que precisamos aprender a valorar. Aquello que no tiene precio, porque no se compra.

No se compra la amistad, el amor, el afecto.

 No se compra cariño, dedicación, abrazos y besos.

No se compra el rayo de sol, ni las gotas de lluvia.

 La canción del viento que pasa silbando por el tronco hueco de un árbol es gratis.

El niño que corre, en forma espontánea a nuestro encuentro y se cuelga en nuestro cuello, no tiene precio. El collar que ella hace alrededor en nuestro cuello con sus bracitos, no está en venta en ninguna joyería. Y el calor que transmite dura lo que dure nuestro recuerdo.

 El aire que respiramos, la brisa que enreda nuestros cabellos, el verde de los árboles y el colorido de las flores nos es dado por Dios, gratuitamente.

Pensemos en ésto y aprovechemos más todo lo que está a nuestro alcance, sin precio, sin patente registrada, sin etiqueta del diseñador .

Usufructuemos de los momentos de ternura que los amores nos ofertan, intensamente, entendiendo que siempre la manifestación del afecto es única, extraordinaria, especial.

Estemos mas atentos a lo que nos acerca, seamos agradecidos por lo que nos es ofertado y seamos felices, desde hoy, mientras el día nos sonríe y el sol despliega luz en nuestro corazón apasionado por la vida.

"Si la vida te parece pobre, no le eches la culpa. Admite que no eres lo bastante poeta para invocar su riqueza. Porque para el Creador no existe un lugar pobre ni indiferente:" Rainer Maria Rilke

¡Gracias Peter!

lunes, 3 de febrero de 2014

Feeling good


En el blog de Suzanne Powell http://suzannepowell.blogspot.com.es/2014/02/cantar-desde-el-alma-mueve-el-corazon.html

¡Lució el sol!

 Ayer el invierno nos dió una tregua. Hoy vuelve con toda su crudeza, pero ayer...¡Domingo glorioso!¡Lució el sol! ¡Bendito Domingo!

DIARIO 12 DE ENERO DE 1855. Henry David Thoreau
 Quizás lo que más nos mueve en el invierno es alguna reminiscencia del verano lejano. ¡Cómo saltamos por la ribera de los arroyos abiertos!.¡Qué belleza en los arroyos que corren!.¡Qué vida!.¡Qué sociedad!.El frío es meramente superficial; es verano todavía en el interior, lejos, lejos, adentro. Está en el graznido del cuervo, en el cacareo del gallo, en el calor del sol en nuestras espaldas.

 Oigo débilmente el graznido de un cuervo lejano, muy lejano, propagándose desde algún bosque no visto, como si estuviera amortiguado por el vapor primaveral que el sol está dibujando desde el suelo. Se mezcla con el suave murmullo del pueblo, el sonido de los niños jugando, como un río se vacía gentilmente en otro, y lo salvaje y lo doméstico se juntan.

 ¡Que sonido tan delicioso!.No es solo el cuervo llamando al cuervo, porque también me habla a mí. Yo también soy parte de una gran criatura con él; si él tiene voz, yo tengo oídos. Puedo oír cuando llama y me he comprometido a no disparar ni apedrearle si me grazna cada primavera.

 De un lado, puede ser, está el sonido de los niños en la escuela diciendo sus a, b, de ab; de otro, lejos en el fleco boscoso del horizonte, el graznar de los cuervos desde su eterna y bendita vacación, fuera en su largo descanso, ¡niños que han sido despedidos! Mientras el incienso de vapor asciende desde todos los campos de la primavera- si fuera primavera. ¡Ah, bendigo al Señor! O mi alma!¡ le bendigo por lo salvaje, por los cuervos que no se posarán a tiro! ¡Y también le bendigo por los pollos, que cacarean y cloquean en el patio!.
 HDT

 Los niños entre lo salvaje y lo doméstico.¿No están también bendecidos en "los cuervos que no se posarán a tiro"?.La niñez solo dura en ese compromiso de una individualidad a resguardo.